¿Qué son y para qué sirven?

En español usamos adjetivos que acompañan a un sustantivo. Por ejemplo:

Tengo un coche rojo

“Rojo” es el adjetivo que acompaña al nombre “coche”.

Pero a veces, en español, no existe un adjetivo exacto para definir lo que queremos y en ese caso necesitamos construir una pequeña frase.

Tengo un coche que tiene aire acondicionado

En este caso “que tiene aire acondicionado” funciona como un adjetivo largo. Este tipo de frases se llaman Oraciones Adjetivas u Oraciones de Relativo.

Este tipo de frase es muy popular porque nos sirven para complementar al nombre y poder explicar las cosas. Además, tú eres un estudiante de español y sabes que a veces no encuentras la palabra que necesitas. ARGH!!

Pues si usas una oración de relativo vas a poder definir la palabra que no sabes o que no recuerdas (esto lo hacemos los españoles también). ¡Es un recurso muy útil!

Por ejemplo:

Quiero usar la cafetera 

Quiero usar la máquina que está en la cocina y que sirve para hacer café

 

¡ATENCIÓN! A partir de ahora, en este curso, vas a ver la palabra antecedente muchas veces. El antecedente es el sustantivo al que se refiere la oración de relativo.

En el caso de los ejemplos anteriores es “un coche” y “la máquina”. El antecedente está siempre delante de la oración de relativo.

Tengo un coche que tiene aire acondicionado

Quiero usar la máquina que está en la cocina y que sirve para hacer café